Seleccionar página

Hablar de taoísmo significa hablar de longevidad. No solo se traduce en tener una vida larga, sino también una vida saludable donde protejamos nuestro cuerpo de las lesiones más comunes y desarrollemos la fuerza y movilidad necesarias para mantenernos físicamente activos el mayor tiempo posible.

Una de las mejores cosas que podemos hacer es prestar especial atención a la movilidad y la fortaleza de nuestros hombros. Lo mejor de todo esto, es que te enseñaré una forma sencilla que no requiere mucho esfuerzo, ni tampoco grandes cantidades de tiempo.

Hombros fuertes y móviles

Hará ya unas 3 o 4 navidades que pedí como regalo una barra de dominadas. De estas que puedes poner en el marco de la puerta y colgarte cada vez que pasas por ella. Y justamente de eso se trata, de colgarte, relajarte y dejar que la fuerza de tracción haga el resto.

Para personas que pasamos mucha cantidad de tiempo sentados frente a un ordenador, este pequeño ejercicio puede resultar de gran utilidad para aliviar el dolor y contrarrestar toda esa compresión que vamos acumulando durante el día.

Y esto no va dirigido solamente a personas que pasan mucho tiempo sentadas, es un buen ejercicio para cualquier persona para fortalecer hombros, espalda y torso. Al dejar que tu cuerpo ejerza presión hacia abajo, estiras de forma automática los dorsales, los pectorales, el manguito rotador y muchos otros músculos que se ven involucrados.

Gana fuerza de agarre

No es ninguna tontería. La fuerza de agarre, más en personas de avanzada edad, es crucial para evitar caídas, de hecho, es un gran indicador que nos puede dar información de cómo de sanos vamos a estar en los próximos años —el dinamómetro es el aparato que mide esta fuerza específica—.

Al entrenar nuestra fuerza de agarre, estamos sumando en poder disfrutar de una mejor calidad de vida en años posteriores, por lo que es algo que cuanto antes empecemos a ejercerlo y entrenarlo, mucho mejor.

Por supuesto, también nos es útil para abrir frascos de pepinillos y que estos no se nos resistan.

Mejora la postura

Además de prevenir lumbalgias, colgarse es una de las formas que tenemos para tener una columna vertebral saludable. Al generar descompresión vertebral, nuestra columna se relaja, se ‘abren espacios’ y en consecuencia, mejoramos nuestra postura.

¿Cuánto tiempo nos tenemos que colgar?

No hace falta convertirnos en expertas zarigüeyas, pero sí es necesario hacer una pequeña progresión si nunca antes nos hemos colgado de una barra horizontal.

No hay un número mágico, aunque se podría decir que 2 minutos acumulados al día puede ser una buena cantidad de tiempo. Y con acumulados quiero decir que no hace falta que pasemos 2 minutos seguidos colgados, sino que se van acumulando poco a poco cada vez que nos volvemos a colgar de la barra.

Lo importante es concentrarse en la duración de la suspensión, luego ya se pensará en balanceos y otro tipo de agarres más activos. Se puede empezar aguantando de 5 a 20 segundos, hasta poder llegar a colgarte durante 30 o 60.

Sobre todo, si hay alguna lesión previa, es importante consultar a un profesional antes de empezar a hacer ejercicio.

La salud del hombro es vital para la capacidad de las personas para llevar a cabo las tareas diarias de la vida y mantener su independencia funcional.

Dr. Edward G. McFarland. Profesor de Cirugía de Hombro.

Comparte este artículo

Espero que hayas encontrado útil este artículo. Si es así, ¡me ayudaría mucho que lo compartieras!: