Taoísmo

¿Qué nos puede aportar una filosofía que es lo opuesto a nuestro estilo de vida actual? Una filosofía que, en lugar de apostar por la productividad, la industrialización y el consumo, apuesta por la quietud, la sencillez y la naturaleza.

El pensamiento filosófico taoísta se desarrolló hace unos 2.500 años en China durante la época de los Reinos combatientes. Una época que necesitaba un soplo de nuevas ideas para enfrentarse a la incertidumbre, las guerras y la crisis.

En vez de tratar de dominar la naturaleza, el Tao muestra una forma de vivir en armonía y sentirte parte de ella. Con puntos en común con algunas escuelas griegas, el taoísmo se centró en la comprensión de la naturaleza, el aumento de la longevidad y en ganar equilibrio.

Exploramos los conceptos fundamentales, aprendemos qué es wu wei, su ética e investigamos sobre el ideal taoísta —hacernos sencillos, espontáneos y flexibles—.

Hoy, con una sociedad cada vez más estresada, agitada y consumista, cuyo mayor sentido es permitir que nos sintamos superiores a los demás, este tipo de filosofías son urgentes.

“Superar a los demás requiere fuerza bruta;
Superarse a uno mismo requiere verdadera fuerza.”

Tao Te Ching, Capítulo 33