Seleccionar página

Este era el titular de una conferencia a la que asistí en febrero en el museo de la ciencia de Barcelona, donde María Teresa Baeza, doctora en Ciencias Químicas y experta en contaminación atmosférica, nos planteaba un panorama trágico al afirmar que el aire que respiramos en nuestros hogares, suele estar entre dos y cinco veces más contaminado que el de la calle.

La importancia de cuidar nuestro entorno

El Taoísmo nos enseña la importancia de vivir en armonía y equilibrio con la naturaleza, y eso también significa cuidar del entorno donde vivimos y pasamos gran parte de nuestro tiempo.

Al vivir en una sociedad más moderna y compleja, además de proporcionarnos más facilidades, también aumentan la cantidad de tóxicos a los que nos exponemos, incluidos los de nuestra propia casa.

Mejorar la calidad del aire interior es una de las muchas formas de honrar ese equilibrio y cuidar nuestra propia salud y bienestar. Por eso, voy a compartir alguno de los consejos que nos dio Maria en la conferencia para mejorar la calidad de nuestro aire interior:

  • Ventilación cruzada: Todo dependerá del tamaño de la casa o del piso, pero de 10 a 15 minutos suele ser suficiente.
  • Evitar productos químicos dañinos: Los productos de limpieza deben tener el mínimo de aromas posibles o ninguno, cuanto más natural, mejor.
  • Purificador de aire: Puede ayudar a reducir la concentración de contaminantes, aunque no es algo definitivo. Si se hace uso, mejor que tenga filtro EPA.
  • Mantener la habitación limpia: Lavar regularmente las superficies, limpiar alfombras y cortinas para reducir la acumulación de polvo y polen.
  • Aspirar mejor que barrer: La aspiradora utiliza filtros para recoger y retener las partículas de polvo y otros contaminantes, en cambio, al barrer se levantan esas partículas que pueden quedar suspendidas en el aire por un tiempo prolongado.

También se mencionó que la habitación con más contaminantes de nuestra casa suele ser la cocina. Al utilizar aparatos que emiten partículas y gases en el aire, estos contaminantes pueden quedarse atrapados y propagarse al resto de la casa, por lo que es importante tener una ventilación adecuada.

Los inciensos no mejoran la calidad del aire

He de reconocer que cuando escuché esto en la conferencia me sorprendió. Tenemos la imagen de que productos como el palo santo, y otros inciensos, purifican el aire, crean un ambiente tranquilo y son beneficiosos.

Los inciensos pueden ser una forma de mejorar el aroma en una habitación, pero no mejoran la calidad del aire. En realidad, algunos inciensos pueden liberar sustancias tóxicas al quemarse, como compuestos orgánicos volátiles (VOC), que pueden dañar nuestra salud.

Por otro lado, es recomendable optar por otras opciones más seguras como plantas —como la lengua de suegra—, utilizar purificadores de aire como he mencionado antes o simplemente mantener la habitación bien ventilada.

Equilibrio y armonía en nuestros hogares

Tener hábitos para mejorar la calidad del aire de nuestras casas, es una pieza más que podemos sumar para sentir una mayor conexión con la naturaleza y el mundo que nos rodea. Nos puede ayudar a promover una conciencia más profunda de la importancia de cuidar y preservar el medio ambiente.

El aire es una mezcla invisible de gases esenciales para la vida. Todos los seres vivos dependen de su calidad para respirar y mantenerse sanos.

Jacques-Yves Cousteau. Explorador, investigador y biólogo marino. Siglo XX.

Comparte este artículo

Espero que hayas encontrado útil este artículo. Si es así, ¡me ayudaría mucho que lo compartieras!: